CARGANDO
00

Tratamientos complementarios y alternativos para el cáncer

 ¿Qué son los tratamientos complementarios y alternativos para el cáncer?

 

Seguramente muchos de nosotros hemos escuchado a una vecina, amiga, o tía hablar acerca de tratamientos complementarios y alternativos para el cáncer  y quizá hasta los estén utilizando para tratar o aliviar los síntomas de enfermedades que padecen. Quizá también hemos notado que, en la mayoría de las veces, nuestros familiares o amigas mujeres son quienes más hablan acerca de este tipo de tratamientos y con buena razón. Varios estudios de investigación han reportado que las mujeres utilizan medicina complementaria y alternativa con más frecuencia que los hombres y, además, sus familiares y amigos son quienes recomiendan el uso de tratamientos alternativos y/o complementarios. Pero ¿qué son los tratamientos complementarios y alternativos?

 

Los tratamientos complementarios y alternativos forman parte de la medicina complementaria y alternativa, que es un conjunto de prácticas y tratamientos tradicionales que no son utilizados rutinariamente en la medicina alópata o convencional. Es importante diferenciar entre tratamientos complementarios y alternativos. Por un lado, los tratamientos complementarios son aquellos que se utilizan junto con un tratamiento convencional con la finalidad de cubrir necesidades o aliviar padecimientos que el tratamiento convencional no cubre. Ejemplos de tratamientos complementarios son la terapia de masajes, aromaterapia, reflexología e hipnoterapia. Por otro lado, los tratamientos alternativos son aquellos que se utilizan en lugar de tratamientos convencionales. Ejemplos de estos tratamientos son la homeopatía, herbolaria y acupuntura. Sin embargo, muchas veces los tratamientos alternativos también se utilizan junto con tratamientos convencionales, como en el caso del cáncer.

 

 

¿Cómo ayudan los tratamientos complementarios y alternativos para el cáncer?

 

El recibir un diagnóstico de cáncer es un evento que cambia la vida de quienes lo padecen y las personas que los rodean, no solo por el diagnóstico como tal sino también por los efectos del tratamiento. Los medicamentos utilizados para quimioterapia pueden ser muy agresivos, tanto con el cáncer como con el resto del cuerpo, y lo mismo es cierto en el caso del uso de radioterapia. Debido a la agresividad de estos tratamientos, muchos pacientes buscan tratamientos complementarios y alternativos para aliviar los efectos adversos de los tratamientos convencionales del cáncer o para tratar al cáncer sin éstos.

 

A la fecha, no existe ningún tratamiento alternativo con suficiente evidencia científica de calidad que justifique su recomendación o uso como tratamiento de primera línea contra el cáncer. Aunque existe literatura que defiende el uso de productos herbolarios y suplementos para el tratamiento del cáncer, la mayoría de los estudios de investigación disponibles son de baja calidad debido a fallas metodológicas importantes. Debido a esto, no es recomendable utilizar únicamente tratamientos alternativos para tratar el cáncer. Sin embargo, los tratamientos complementarios pueden tener beneficios para pacientes con cáncer.

 

Aunque la mayoría de los tratamientos complementarios para el cáncer no tienen efectos directos sobre los tumores, sí pueden ayudar a mejorar la calidad de vida. Varios estudios pequeños han demostrado que la hipnoterapia puede ser benéfica para disminuir el dolor y la náusea y el vómito asociado a quimioterapia. Además, las terapias de relajación utilizando técnicas de respiración también pueden ayudar a controlar la ansiedad que varios pacientes con cáncer presentan. Las terapias centradas en la manipulación del cuerpo (como los masajes, la acupresión, y reflexología) también pueden ayudar a disminuir el dolor y la fatiga asociados al cáncer.

Si te interesa saber más acerca del uso de medicina complementaria y alternativa para el cáncer, te recomendamos checar la página del Instituto Nacional del Cáncer.

 

 

El cannabis como tratamiento complementario para el cáncer

 

La planta de cannabis o marihuana tiene una gran variedad de efectos en el cuerpo humano y también puede ser benéfica como tratamiento complementario para el cáncer. Sus compuestos activos, llamados cannabinoides, tienen efectos comprobados para controlar la náusea y el vómito asociados a la quimioterapia. El tetrahidrocannabinol (THC), el cannabinoide más abundante de la planta del cannabis, se ha estudiado extensamente y se ha demostrado que es muy efectivo para controlar la náusea y el vómito asociados a quimioterapia. Además, el cannabidiol (CBD) también puede ayudar a disminuir la náusea y el vómito asociados a quimioterapia y controlar la ansiedad y también tiene efectos directos sobre tumores cancerosos.

 

 

El uso responsable de tratamientos complementarios y alternativos

 

Una de las grandes ventajas que los usuarios de tratamientos alternativos mencionan, es que son más seguros que los medicamentos convencionales porque son naturales. Sin embargo, en la mayoría de los casos esta creencia no está basada en información científica fidedigna. La mayoría de los productos consumibles que se promocionan como tratamientos complementarios y alternativos no siguen buenas prácticas de manufactura y, por lo mismo, su calidad es cuestionable por varias razones. Una de las más importantes es que la mayoría de estos productos no reportan las cantidades contenidas ni certifican la procedencia de los compuestos que contienen. Esto es un problema importante porque pueden estar contaminados con químicos tóxicos o productos biológicos que pueden poner en peligro la salud. 

 

Aparte de los problemas con la calidad de los productos, en la mayoría de los casos, los usuarios de tratamientos complementarios y alternativos no informan a su médico alópata sobre el uso de estos tratamientos. Esto puede parecer inofensivo, sin embargo, algunos tratamientos complementarios y alternativos (sobre todo aquellos tomados) pueden interferir con tratamientos convencionales contra el cáncer y complicar el tratamiento de otras enfermedades crónicas. Debido a la falta de evidencia científica disponible sobre el uso de varios tratamientos complementarios y alternativos, es muy importante consultar a tu médico antes de utilizarlos para tratar o aliviar síntomas asociados al cáncer.

 

 

Autora: Dra. Yolanda Muñoz Balbontín

 Fuentes:

  1. Arteaga, S., Andrade-Cetto, A., & Cárdenas, R. (2005). Larrea tridentata (Creosote bush), an abundant plant of Mexican and US-American deserts and its metabolite nordihydroguaiaretic acid. Journal of ethnopharmacology, 98(3), 231–239. https://doi.org/10.1016/j.jep.2005.02.002
  2. Calcagni, N., Gana, K., & Quintard, B. (2019). A systematic review of complementary and alternative medicine in oncology: Psychological and physical effects of manipulative and body-based practices. PloS one, 14(10), e0223564. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0223564
  3. Ernst E. (2000). The role of complementary and alternative medicine in cancer. The Lancet. Oncology, 1, 176–180. https://doi.org/10.1016/s1470-2045(00)00031-0
  4. Keene, M. R., Heslop, I. M., Sabesan, S. S., & Glass, B. D. (2019). Complementary and alternative medicine use in cancer: A systematic review. Complementary therapies in clinical practice, 35, 33–47. https://doi.org/10.1016/j.ctcp.2019.01.004
  5. Mohd Mujar, N. M., Dahlui, M., Emran, N. A., Abdul Hadi, I., Wai, Y. Y., Arulanantham, S., Hooi, C. C., & Mohd Taib, N. A. (2017). Complementary and alternative medicine (CAM) use and delays in presentation and diagnosis of breast cancer patients in public hospitals in Malaysia. PloS one, 12(4), e0176394. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0176394
  6. Sanford, N. N., Sher, D. J., Ahn, C., Aizer, A. A., & Mahal, B. A. (2019). Prevalence and Nondisclosure of Complementary and Alternative Medicine Use in Patients With Cancer and Cancer Survivors in the United States. JAMA oncology, 5(5), 735–737. https://doi.org/10.1001/jamaoncol.2019.0349

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.