CARGANDO
00

Efectos de la Cannabis: Los 5 Principales Mitos (con evidencia científica)

efectos de la cannabis

Efectos de la Cannabis: Los 5 Principales Mitos (con evidencia científica)

 

La marihuana es una droga de entrada. Al leer ese enunciado, seguramente vinieron a tu mente ideas negativas sobre los efectos de la cannabis.

 

Es posible que algunas de estas ideas te las contaron en casa, para protegerte de malos hábitos (y de amistades indeseables).

 

También en la escuela te las contaron, cuando aprendiste acerca de las drogas y de cómo el consumo de una puede llevarte a consumir otras sustancias.

 

En los últimos años hemos aprendido que algunas de estas ideas que escuchaste son mentira. Por ejemplo, la investigación en la planta cannabis ha demostrado las moléculas que la componen son bien toleradas y tienen un buen perfil de seguridad.

 

Sólo en 2021 se publicaron más de 3800 artículos de evidencia científica sobre múltiples beneficios medicinales y de salud pública en los diferentes mercados regulados que existen en el mundo.

 

Si estás leyendo este artículo, es posible que tú o alguna persona cercana a ti esté usando o pensando en utilizar cannabis con fines medicinales, por lo que quiero compartir contigo las cinco principales mentiras sobre los efectos de la cannabis que te contaron (con evidencia científica).

 

1. La dependencia es rara en el uso medicinal

Es razonable tener reservas con respecto a este tema porque es un argumento central de la guerra contra las drogas. Quizá también porque hay sustancias muy adictivas, como el alcohol que causa el 5.3% de todas las muertes en el mundo año con año. O el tabaco, responsable de más de 8 millones de muertes al año. También hay muchos fármacos que pueden generar dependencia, como los opioides.

 

La cannabis genera dependencia en alrededor del 9% de personas que la consumen de forma regular, causando lo que se llama Consumo Problemático de Cannabis (CUD en inglés). Sin embargo, este porcentaje es menor al 67.5% reportado en tabaco y al 22.7% en alcohol. Además, a diferencia de otras sustancias (legales y no legales), no han existido muertes relacionadas al consumo de cannabis, nunca. De hecho la CDC eliminó la categoría por completo ya que no tenía sentido medir algo que jamás había ocurrido.

 

Como sabes, el uso medicinal de cannabis es legal en diferentes países. Esto ha permitido conocer que es muy raro que una persona desarrolle consumo problemático cuando utiliza cannabis con fines terapéuticos, debido a que los componentes de la cannabis interactúan con el Sistema Endocannabinoide en desequilibrio y a que sus médicos pueden monitorear correctamente el consumo a lo largo del tiempo.

Los cannabinoides como terapia contra las adicciones

Lo interesante es que existen ensayos pre-clínicos que sugieren que los cannabinoides pueden tener propiedades terapéuticas en el consumo problemático de opioides, cocaína y tabaco debido a que éstos modulan diferentes procesos neurológicos relacionados al consumo problemático.

 

Incluso, se ha estudiado el efecto de las leyes de cannabis medicinal en la prescripción de opioides, con resultados interesantes. Un estudio que analizó el 90% de todas las recetas de opioides en Estados Unidos entre 2011 y 2018 (leíste bien: el 90% o 1500 millones de recetas), concluyó que las leyes de cannabis:

 

– han ayudado a reducir la prescripción de opioides y anti-inflamatorios no esteroideos
– han ayudado a reducir el número de pacientes que toman opioides
– pueden ayudar a combatir la epidemia por opioides.

 

Cuando te digan que la cannabis es adictiva o que genera dependencia, abre el diálogo sin temor. La evidencia está de tu lado.

 

2. El THC no es dañino

Al consumir productos de cannabis, es común que la molécula de THC se encuentre presente. Ésta no sólo es la más abundante en la planta, sino que además es la de mayor interés para fines de investigación y medicinales.

 

Desde antes de 1985, cuando se autorizó un análogo de THC a la farmacéutica Eli Lily como fármaco, ha sido evaluada de forma rigurosa y ahora se sabe que tiene un perfil de seguridad favorable (es más segura que la aspirina).

 

De hecho, su LD50, esto es, la dosis a la cual muere el 50% de quienes la consumen, es tan elevada que el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la Organización Mundial de la Salud concluyó en 2018 que su toxicidad es muy baja en comparación con la mayoría de fármacos y sustancias.

 

No nos vayamos lejos. Te invito a hacer la siguiente reflexión o a preguntar en tu familia: ¿Cuántas personas conozco que han muerto por consumo de marihuana? ¿Cáncer pulmonar asociado a tabaco? ¿alcoholismo o accidentes por consumo de alcohol?

 

3. Efectos de la cannabis en tu cerebro

Así como a ti, a muchos profesionales de la salud también les contaron que el consumo de cannabis afecta tu Sistema Nervioso Central. Sus efectos psicotrópicos han generado discusiones centradas en efectos adversos y no en los beneficios.

 

En 2019, investigadores de la Queen’s University en Canadá realizaron una revisión sistemática y un meta-análisis (una compilación de estudios realizados en humanos), con un total de 205 pacientes con diagnóstico de Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa que afecta la memoria y otras funciones del cerebro.

 

Esta investigación evaluó la eficacia y aceptabilidad del uso de cannabinoides para el tratamiento de síntomas neuropsiquiátricos y concluyó que estas moléculas ayudan de forma significativa en múltiples síntomas, además de ser moléculas bien toleradas.

 

Al consumir cannabis, es cierto que sus componentes interactúan con tu Sistema Nervioso Central. Esta interacción ocurre porque en éste se encuentran muchos receptores de tu Sistema Endocannabinoide, el mayor sistema de comunicación celular en el cuerpo humano. Esta interacción es positiva ya que presentan propiedades neuroprotectoras, razón por la cual se han hecho múltiples estudios como el de Canadá para evaluar la seguridad y eficacia del uso de cannabis en enfermedades neurodegenerativas.

 

4. No causa daños en tus pulmones similares a los del tabaco

Algunas personas de la comunidad científica también han asegurado que fumar cannabis es igual de dañino que fumar tabaco.

 

Déjame decirlo de frente: es totalmente falso. No hay forma de comparar el consumo de cannabis con el consumo de la primera causa prevenible de cáncer en el mundo, responsable directo de 8 millones de muertes anuales en el planeta. Aunque la combustión al fumar cannabis genera sustancias que son dañinas, la Academia Nacional de Ciencias no ha encontrado una asociación entre fumar cannabis y cáncer de pulmón o en la función pulmonar, según un reporte extenso publicado en 2017 sobre los beneficios y efectos de la cannabis en la salud.

 

Evidencia de Mundo Real

En Israel está permitido fumar marihuana con fines medicinales y se han hecho múltiples estudios en los últimos años. Uno muy interesante se hizo con 2736 pacientes adultos mayores que recibieron cannabis de 2015 a 2017. Ésto fue lo que ocurrió:

 

– Las principales indicaciones fueron: dolor oncológico, dolor crónico no oncológico, efectos secundarios de quimioterapia y Parkinson.
– El 93.7% de pacientes mejoraron su calidad de vida.
– El 35.1% redujo la dosis o cantidad de fármacos que tomaban al inicio.
– Sólo el 1.4% abandonó tratamiento a causa de efectos adversos como mareo y sequedad de boca.

 

¿Por qué el Ministerio de Salud de Israel autorizaría a 2736 pacientes adultos mayores (a la fecha hay más de 10,000 pacientes en el programa medicinal de Israel), a fumar cannabis con fines medicinales? Porque funciona y es seguro hacerlo dadas las condiciones adecuadas.

 

DESCARGA TU EBOOK: CANNABIS MEDICINAL EN MÉXICO 2022

5. No hay relación causa-efecto con trastornos psicóticos.

En ocasiones, ciertos profesionales (y no profesionales) aseguran también que el consumir marihuana ocasiona directamente algún episodio o trastorno psicótico. Incluso, lo han categorizado como uno de los principales efectos de la cannabis en el cuerpo humano.

 

Existe evidencia que muestra una asociación en el aumento en el riesgo de desarrollar psicosis con personas consumidoras de cannabis, sobre todo quienes lo hacen en dosis más altas y de manera cotidiana. Sin embargo, una revisión sistemática de estos estudios no ha encontrado una relación causal y reconoce que tampoco se conocen los posibles mecanismos de acción que puedan ocasionar la misma. Es interesante cómo esta asociación es comunicada con mucha seguridad cuando falta mucha evidencia al respecto.

 

La propaganda persiste en medios de comunicación

La falta de evidencia no ha evitado la propagación de ese mito, pero lo más alarmante es asegurar que muchas personas consumidoras de cannabis sufren de estos trastornos. Incluso, en ocasiones estos argumentos son exagerados por medios de comunicación:

 

 

La periodista ignora el hecho de que el consumo problemático de cannabis ocurre en menos del 10% de personas consumidoras que lo hacen de manera regular. Además, los autores del estudio citado indican que con la evidencia mostrada no se puede verificar la relación causa-efecto usando la FAP (la proporción de casos de esquizofrenia que pudo prevenirse si ninguna persona fuera expuesta a un consumo problemático de cannabis).

 

Aún si esta relación causal pudiera determinarse (lo cual carece de sustento), los resultados presentados apuntan a que sólo se podría afectar al 6-8% de personas que padecen esquizofrenia . También se infiere que esta asociación se debe a un aumento en el uso problemático de cannabis y el aumento de contenido de THC, sin mostrar evidencia que soporte dichos argumentos.

 

Esos reportes tampoco te cuentan que los efectos de la cannabis en el tratamiento de esquizofrenia se estudian desde la década de los 90s. Es más, ahora se sabe que existen receptores cannabinoides en el área del cerebro involucrada en la esquizofrenia. Además, ensayos clínicos han concluido que el uso de cannabinoides reduce los episodios psicóticos, con menos efectos adversos, que con el uso de antipsicóticos.

 

¿A quién le benefician las mentiras que se siguen contando acerca de los trastornos psicóticos y su tratamiento?

 

CONCLUSIÓN: Los 5 Principales Mitos Sobre los Efectos de la Cannabis

 

Ahora ya tienes argumentos sólidos, basados en evidencia, cuando alguien cercano a ti te hable de forma negativa acerca de los efectos de la cannabis.

 

La investigación continúa y cada día se avanza el conocimiento acerca de los beneficios del uso de cannabis medicinal y de cómo se ha integrado de forma segura a diferentes países.

 

Te invito a que platiques con tu familia sobre éstos y otros mitos que has escuchado. ¿Sobre cuáles les gustaría que profundice? Envíame un correo y continuemos la conversación.

 

José Lugardo Espejel
Fundador de Sativa Care y Secretario General de la Sociedad Mexicana de Cannabis Medicinal
pepe@sativa.health

 

Fuentes

Abuhasira, R., Schleider, L. B.-L., Mechoulam, R., & Novack, V. (2018). Epidemiological characteristics, safety and efficacy of medical cannabis in the elderly. Special Issue: Cannabis in Medicine, 49, 44–50. https://doi.org/10.1016/j.ejim.2018.01.019
Global status report on alcohol and health 2018. (2018). World Health Organization. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/274603/9789241565639-eng.pdf?ua=1
Goldstein, B. (2020). Cannabis Is Medicine: How Medical Cannabis and CBD Are Healing Everything from Anxiety to Chronic Pain (1st ebook edition). Little, Brown and Company.
Grotenhermen, F. (2020). Cannabis Healing: A Guide to the Therapeutic Use of CBD, THC, and Other Cannabinoids. Park Street Press.
Hjorthøj, C., Posselt, C. M., & Nordentoft, M. (2021). Development Over Time of the Population-Attributable Risk Fraction for Cannabis Use Disorder in Schizophrenia in Denmark. JAMA Psychiatry, 78(9), 1013–1019. https://doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2021.1471

 

 

Hunt, K. (2021, 23 julio). Aumento de esquizofrenia vinculado a consumo de marihuana. CNN. https://cnnespanol.cnn.com/2021/07/22/esquizofrenia-marihuana-consumo-problematico/

Lopez-Quintero, C., Pérez de los Cobos, J., Hasin, D. S., Okuda, M., Wang, S., Grant, B. F., & Blanco, C. (2011). Probability and predictors of transition from first use to dependence on nicotine, alcohol, cannabis, and cocaine: Results of the National Epidemiologic Survey on  Alcohol and Related Conditions (NESARC). Drug and Alcohol Dependence, 115(1–2), 120–130. https://doi.org/10.1016/j.drugalcdep.2010.11.004
Marconi, A., Di Forti, M., Lewis, C. M., Murray, R. M., & Vassos, E. (2016). Meta-analysis of the Association Between the Level of Cannabis Use and Risk of Psychosis. Schizophrenia Bulletin, 42(5), 1262–1269. https://doi.org/10.1093/schbul/sbw003
McGuire, P., Robson, P., Cubala, W. J., Vasile, D., Morrison, P. D., Barron, R., Taylor, A., & Wright, S. (2018). Cannabidiol (CBD) as an Adjunctive Therapy in Schizophrenia: A Multicenter Randomized Controlled Trial. The American Journal of Psychiatry, 175(3), 225–231. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.2017.17030325
McMichael, B. J., Van Horn, R. L., & Viscusi, W. K. (2020). The impact of cannabis access laws on opioid prescribing. Journal of Health Economics, 69, 102273. https://doi.org/10.1016/j.jhealeco.2019.102273
National Academies of Sciences, Engineering & Medicine. (2017). The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids: The Current State of Evidence and Recommendations for Research. The National Academies Press. https://doi.org/10.17226/24625
Pertwee, R. (Ed.). (2014). Handbook of Cannabis. Oxford University Press. https://doi.org/10.1093/acprof:oso/9780199662685.001.0001
Prud’homme, M., Cata, R., & Jutras-Aswad, D. (2015). Cannabidiol as an Intervention for Addictive Behaviors: A Systematic Review of the Evidence. Substance Abuse : Research and Treatment, 9, 33–38. PubMed. https://doi.org/10.4137/SART.S25081
Romero, M., Gutierrez, J.-P., Franco, A., Villatoro Velazquez, J., Fleiz, C., Ito, D., Reynales, L., Resendiz, E., & Medina-Mora, M. (2017). Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco 2016-2017: Resumen Metodológico. https://doi.org/10.13140/RG.2.2.32871.85921
VanderWeele, T. J. (2021). Changes in Attributable Fractions and Causal Inference for Schizophrenia and Other Psychiatric Outcomes. JAMA Psychiatry, 78(9), 949–950. https://doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2021.1256
WHO Expert Committee on Drug Dependence. (Número 942, pp. i, 1–21, 23-24 passim). (2018).
World Drug Report 2021. (2021). United Nations. https://www.unodc.org/unodc/en/data-and-analysis/wdr2021.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.